Lentes de espesor reducido

El material más utilizado para fabricar las lentes de las gafas se llama CR-39. Tiene unas propiedades ópticas y mecánicas bastante buenas, es barato de producir y aguanta perfectamente el paso del tiempo almacenado. Uno de los problemas que tiene este material es que su índice de refracción es bajo. Esto quiere decir que su poder para corregir defectos de enfoque como la miopía o la hipermetropía altas es limitado, lo que implica que si tenemos que compensar una miopía de 4 o 5 diopotrías  encontraremos que la lente es de un grosor excesivo, haciendo la gafa muy pesada además de antiestética.

 

 

Por ello se han ido desarrollando otros materiales con mayor índice de refracción con la virtud de corregir ametropías elevadas sin necesidad de tener un grosor tan indeseable. Hoy en día tenemos una escala de lentes reducidas muy amplia.

En otras ocasiones recomendamos índices de refracción elevados para graduaciones bajas. Se hace buscando algunas propiedades mecánicas mejores sin tener en cuenta el grosor o el peso. Por ejemplo, las gafas montadas al aire no se pueden hacer con lentes CR-39 porque son muy quebradizas. Si eliges unas gafas al aire seguramente te hablaremos de lentes 1.6 aunque tu graduación sea mínima

Recomendar esta página en:


Llamar

Cómo llegar